close
lumiform
Lumiform Auditorías móviles & inspecciones
Descargar Descargar

Industria de la construcción de México: Panorama actual

¿Cómo está la industria de la construcción? Después de la pandemia, los expertos ven con positividad el futuro del sector, gracias a la alta inversión y el aumento de obra civil.

Tras tres años traumáticos para la industria de la construcción de México, 2023 parece traer un rayo de esperanza debido al esperado parón de inflación, la paz pandémica y la enorme inversión en la construcción pública.


A continuación, analizamos brevemente cómo se encuentra el sector y cómo la digitalización será clave para su renacimiento.



Trabajador de la industria de la construcción en estructura metálica

Industria de la construcción mexicana al alza


No es de extrañar que en 2020 y 2021 el sector de la construcción mexicano estuviera parado. Todas las industrias, en cada parte del mundo, tuvieron que detenerse y sobrevivir como fuera a la incertidumbre generada. Por suerte, en 2022 se registró un repunte provocado por la reactivación de las empresas, los proyectos y la compra de vivienda.


No obstante, este era lento y, por si fuera poco, se vió salpicado por el problema territorial ruso, la fuerte inflación consecuente y una inestabilidad económica mundial que hacía muchos años no se veía con tanta magnitud.


Irónicamente, en esta crisis, se produjo un fenómeno que sorprendió a muchos analistas: Hay un aumento del crédito a la industria de la construcción a pesar de su estancamiento. Producido por inversionistas que han tenido que adaptarse a los nuevos precios, pensando en aprovechar esta oportunidad de crecimiento inminente.


“El saldo del financiamiento otorgado por la banca comercial a empresas constructoras fue de 506,062 millones de pesos a octubre pasado, es decir, un crecimiento de 12.49% respecto a los 449,874 millones de pesos reportados en el mismo mes del 2019, antes de la declaración de la pandemia sanitaria”, explica El Economista, analizando los datos del Banco de México (Banxico).


También, según un análisis de BBVA México, se estima un crecimiento del 20% a la inversión de proyectos gubernamentales, en torno a 824000 millones de pesos. Toda una grandiosa noticia para la obra civil, pero…


¿Por qué se produce este gran crecimiento de la obra civil y obras públicas?


Denominadas “obras insignia”, los focos están centrados en el Tren Maya y la refinería Dos Bocas. El primero, una línea ferroviaria de 525 km que recorrerá los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, que ofrecerá transporte para el turismo y mercancías. Y, el segundo, la 7º refinería de Pemex, cuyo objetivo es “contribuir a la autosuficiencia energética, maximizar el beneficio económico y social y detonar el desarrollo en el Sureste”, según explica el gobierno de México.


Ahora bien, lo mejor está por llegar, ya que México acogerá el Mundial en 2026, junto con Estados Unidos y Canadá. Un hecho que, como se ha podido observar en todos los eventos anteriores, supondrá una pequeña revolución infraestructural para cumplir los requisitos exigidos por la FIFA. Esto significa modernización casi total de los estadios, mejora de instalaciones y optimización de otros servicios como el transporte y alojamientos, entre otros aspectos.



Obrero de la industria de la construcción en alturas

El futuro de la construcción en México: La digitalización y la seguridad


Siguiendo el ejemplo de Qatar, hay varios aspectos que se pueden analizar de su excéntrica acogida del Mundial. Dejando a parte esos detalles que hacían inviable su acogida, como el clima extremo, la escasez de alojamiento o sus problemas infraestructurales, hay dos lecciones claras:


Una de ellas es cómo la digitalización fue esencial para llevar a cabo un proyecto megalómano en poco tiempo. Toda una muestra de la potencia de esta técnica, que mejora la eficiencia de la gestión y la productividad de la construcción. Esto se realizó con plataformas y softwares, como este, que supusieron un incremento de la calidad en periodos temporales mínimos.


Por otro lado, y no como buena experiencia, fue la necesidad de preocuparse principalmente en la seguridad del trabajador. El fin no justifica los medios, algo que fue muy criticado por el panorama internacional. Siguiendo todos los protocolos de seguridad, ejecutando controles diarios con checklists y aplicando el conocimiento adecuado, se pueden salvar vidas.


En conclusión, como hemos visto, parece que 2023 será un año muy interesante para la industria de la construcción y la obra cívil. Después de todo lo sufrido, el ciudadano y el empresario necesitan este empujón. La tecnología será el acompañante de este crecimiento, solo queda que el sector de la construcción se atreva a ofrecer su mano.


Compartir este contenido:
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.