close
lumiform
Lumiform Auditorías móviles & inspecciones
Descargar Descargar

La Crisis Energética de Europa: Causas, efectos y futuro

A continuación, hablamos sobre la crisis energética de Europa y qué medidas aplica la UE para aumentar la eficiencia energética.

Tras la invasión rusa a Ucrania, las interrupciones del suministro de gas consecuentes han desencadenado una grave crisis energética en toda Europa. La reciente subida de los precios de la energía ofrece un atisbo de un futuro en el que la transición a una economía baja en carbono, que no se ha gestionado adecuadamente, podría producir crisis recurrentes del mercado y obstaculizar la trayectoria tan reclamada de descarbonización.

La UE ha puesto en marcha varias medidas para aumentar la eficiencia energética y reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Las previsiones sobre la transición de Europa hacia la energía limpia se han visto ciertamente trastocadas por la crisis energética de la región.

Para combatir esta crisis, la UE ha propuesto el desarrollo de fuentes de energía renovables, el aumento de la inversión en tecnología de eficiencia energética y la creación de un mercado energético unificado.

Causas de la crisis energética

La actual crisis energética en Europa está causada por una combinación de factores, como la creciente demanda de energía, el insuficiente suministro energético y la excesiva dependencia de los combustibles fósiles. La región ha dependido en gran medida de combustibles fósiles como el petróleo y el gas para la producción de energía, y estos recursos son cada vez más escasos.

Rusia es el mayor proveedor de Europa,
en gas natural y petróleo, proporcionando alrededor del 40% del gas natural necesitado. Cuando estalló el conflicto tras la invasión rusa de Ucrania, la UE impuso sanciones económicas a Rusia, lo que provocó una crisis energética en Europa al interrumpirse el flujo de energía rusa. La crisis se ha agravado aún más por el hecho de que Ucrania es un importante país de tránsito para el suministro de energía rusa a Europa.

Con el conflicto de Ucrania, Rusia ha restringido o cortado el suministro de energía, lo que significa que se ha interrumpido el tránsito de energía rusa a otros países europeos. Esto ha aumentado la presión sobre los suministros energéticos europeos.

El envejecimiento de las infraestructuras energéticas en Europa también ha contribuido a la crisis energética. Gran parte del soporte energético de Europa se construyó en la segunda mitad del siglo XX y ahora necesita importantes reparaciones y mejoras. Esto es especialmente cierto en el caso de las redes eléctricas del continente, a menudo anticuadas e ineficaces. Como consecuencia de la falta de infraestructuras adecuadas, las transiciones a las energías renovables son lentas y las alternativas al gas ruso son limitadas.

Pilares eléctricos en horas de puesta de sol

¿Cómo está respondiendo la UE a la crisis energética?

 

Los gobiernos de Europa se han visto obligados por la crisis energética a promulgar una serie de medidas legislativas para controlar los precios de la energía y luchar por un cambio más rápido a las fuentes de energía renovables. En respuesta a la invasión rusa de Ucrania, la Comisión Europea ha adoptado una serie de medidas para combatir la crisis energética provocada por el conflicto.

 

    • Reducir la dependencia energética de la UE del gas importado de Rusia. Para ello, la Comisión ha apoyado el desarrollo de nuevas fuentes de energía, como las renovables, la energía nuclear y el gas natural licuado (GNL).
    • Aumentar la eficiencia energética de la UE y la seguridad del abastecimiento invirtiendo en infraestructuras energéticas, como gasoductos e instalaciones de almacenamiento.
    • Asegurar que los Estados miembros estén mejor preparados para hacer frente a una posible interrupción del suministro de gas. Esto ha incluido ayudar a los países a diversificar sus fuentes de energía, crear reservas de gas de emergencia y ayudar a los países a desarrollar sus propias redes energéticas.
    • Aumentar la seguridad energética de la UE reforzando la cooperación entre los Estados miembros en los ámbitos de la política energética y la seguridad energética. Esto incluye la creación de una Unión Europea de la Energía, que trabajará para garantizar un suministro energético seguro, sostenible y competitivo para Europa.

 

Según la reciente publicación del Fondo Monetario Internacional sobre cómo superar la crisis energética europea, la respuesta de Europa se centra en mitigar los efectos del aumento de los precios de la energía, reducir los precios al por mayor y garantizar la seguridad energética del continente.

 

El papel clave del gas natural en la generación de electricidad y en la cobertura de los déficits de suministro eléctrico también está provocando un aumento paralelo de los precios mayoristas de la electricidad.

 

Muchos países optan por volver a la generación a partir del carbón, lo que puede ayudar a reducir el aumento de los precios mayoristas de la electricidad, pero esto también es controvertido debido a la preocupación por el impacto del calentamiento global, en contraposición a nuestro artículo sobre la Industria de la Transición Energética.

Producción energética en Europa en fábricas humeantes

¿Qué países están más afectados?

 

Es evidente que la crisis energética provocada por los cortes de gas rusos ha creado un efecto dominó en todo el mundo, y que algunos países sienten los efectos de la interrupción más gravemente que otros.

 

Un total de 26 países europeos se han visto afectados hasta ahora por la crisis energética mundial. La razón principal es la reducción del suministro de gas procedente de Rusia, que ha proporcionado alrededor de la mitad de las importaciones europeas de gas y una cuarta parte del consumo de gas (un consumo de unos 500.000 millones de metros cúbicos [bcm] para todos los países europeos)

 

Otro motivo de la subida excepcionalmente grande de los precios de la energía en Europa es el papel clave del gas natural en la generación de electricidad, combinado con la interrupción del suministro de otras formas de generación de electricidad. En toda Europa, los combustibles fósiles se utilizan para alrededor del 40% de la generación de electricidad, y aproximadamente la mitad procede del gas natural. Las energías renovables representan alrededor de un tercio de la generación de electricidad y la energía nuclear alrededor de un cuarto.

La dependencia energética de Alemania

 

En los últimos 30 años, Alemania ha establecido una dependencia del gas natural ruso para usos industriales y privados. Antes de la guerra de Ucrania, el gas ruso representaba el 55% de las importaciones totales de Alemania. Esa cifra se había reducido al 35% en mayo de 2022.

 

Como Rusia ha reducido la cantidad de gas natural que fluye por los gasoductos hacia Alemania durante su guerra en Ucrania, los proveedores alemanes se han visto obligados a compensar las entregas fallidas comprando gas natural en el mercado libre.

 

La dependencia del gas plantea un problema particular, ya que las posibilidades de transportarlo no son fungibles. El gas natural no puede trasladarse por ferrocarril, carretera o mar, a diferencia del carbón y el petróleo, que pueden cargarse en diversos contenedores y transportarse por diversas rutas. En su lugar, debe transportarse mediante gasoductos que permitan conexiones físicas directas entre exportadores e importadores.

 

La otra opción es licuar el gas, es decir, enfriarlo hasta tal punto que se encuentre en estado líquido y pueda transportarse en barcos especialmente construidos para ello. Para ello se necesitan terminales especialmente construidas que existen en muchos lugares del mundo, pero no en Alemania.

 

En los últimos meses, el país se ha apresurado a construir estas terminales en sus costas septentrionales para poder recibir importaciones de gas licuado de EEUU y Oriente Medio en el futuro.

El ajuste de Europa en el futuro

 

El margen de ajuste de Europa a la crisis energética mundial es muy limitado, pero los gobiernos aún pueden hacer mucho para simplificar y agilizar los procesos reguladores con el fin de mitigar la crisis.

 

La crisis energética en Europa es un problema grave que debe abordarse si se quiere progresar. Para encontrar una solución, los gobiernos y los proveedores de energía deben trabajar juntos para crear un sistema energético sostenible que tenga en cuenta las necesidades del medio ambiente y de la economía.

 

Invertir en fuentes de energía renovables, como la solar y la eólica, es un paso clave para avanzar hacia un futuro energético más seguro. En última instancia, es esencial que todas las partes interesadas se unan para garantizar que Europa tenga un suministro energético seguro, fiable y asequible.

 

Las pequeñas empresas también pueden tomar medidas individuales para adaptarse a la crisis energética mundial. Lumiform ofrece una gama de auditorías energéticas y auditorías sostenibles que pueden apoyar esas acciones de forma eficaz e intuitiva.

 

Optimiza el flujo de trabajo de tu empresa utilizando plantillas como:

 
Compartir este contenido:
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.