close
lumiform
Lumiform Auditorías móviles & inspecciones
Descargar Descargar

Seguridad en el almacén: Las mejores prácticas y principios

Mantén a tus empleados e instalaciones siempre seguros siguiendo protocolos de seguridad profesionales y simplificados para una ejecución efectiva.

¿Qué es la seguridad en los almacenes?

La seguridad en los almacenes es un conjunto de directrices, principios y prácticas de las empresas para gestionar a sus empleados, espacios físicos y equipos. Su objetivo principal es garantizar el bienestar de los empleados, enseñarles a mejorar la seguridad del entorno y proteger los resultados.

También es uno de los aspectos más importantes de la gestión de una empresa porque promueve la máxima productividad al tiempo que minimiza las lesiones y el riesgo de muerte.

La seguridad en los almacenes implica la creación de una atmósfera en la que los empleados se sientan cómodos trabajando duro sin miedo a lesionarse, especialmente en los almacenes logísticos. Eso implica instalar todas las precauciones necesarias para evitar peligros. Cuando los empleados sienten que su lugar de trabajo es seguro, es más probable que sigan satisfechos con su trabajo que si se sienten inseguros durante sus turnos.

¿Cuáles son los beneficios de las prácticas de seguridad?

Básicamente, las normas de seguridad del almacén se crean…:

  • Para que tus empleados y clientes estén seguros y protegidos, evitando todo tipo de accidentes laborales. Un trabajador que se lesiona o muere en el trabajo no es sólo una tragedia personal irreversible, sino también un golpe bajo para una organización. Desde un punto de vista laboral, las lesiones son caras, y muchas empresas acaban pagando más en reclamaciones de indemnización por accidente laboral de lo que habrían pagado si se hubieran preocupado de proteger a sus empleados de los daños.
  • Formar a empleados sobre cómo manejar diversos incidentes en el lugar de trabajo. Esto es especialmente importante si tu almacén está en una zona con altas temperaturas. También hay que tener en cuenta que muchas empresas proporcionan a sus empleados equipos de seguridad, como cascos o botas con puntera de acero, sin coste alguno, porque quieren que sus trabajadores se sientan seguros mientras desempeñan sus funciones.
  • Para proteger los resultados de la empresa. Estas normas pueden hacer que tu empresa sea más sostenible y rentable, lo que se traduce en la creación de más puestos de trabajo para la población y ayuda a la economía a prosperar. Los trabajadores que se sienten seguros son también más productivos y menos propensos a enfermar o abandonar su trabajo, lo que significa menos gastos en formación de nuevos empleados y pérdida de productividad por absentismo.

    Esto puede ser especialmente importante para las empresas que dependen de la eficiencia de sus trabajadores, que todavía están aprendiendo a mejorar las normas de seguridad del almacén. Si tu almacén tiene un alto índice de rotación, o si no propicia unas buenas condiciones de trabajo, te resultará difícil mantener los niveles de productividad.

  • Mantenerte al día de la normativa vigente y de las reglas legales de seguridad en el almacén para que la empresa pueda estar al tanto de cualquier cambio que pueda afectar al negocio. Esto también sirve para evitar costosos juicios y costosas reclamaciones de prestaciones por incapacidad.

En este artículo aprenderás:

1. Fundamentos de la seguridad en el almacén: ¿Por qué es tan importante?

2. Las normas de seguridad de almacenes de la OSHA que debes seguir

3. Los pasos prácticos para que los almacenes sean más seguros

4. Consejos de seguridad en el almacén y las mejores prácticas actuales

Normas de seguridad en el almacén durante el turno de trabajo

¿Por qué es tan importante la seguridad en un almacén?

No es ningún secreto que un almacén es un lugar de alto riesgo. Las normas de seguridad de los almacenes son importantes porque en ellos los empleados corren un alto riesgo de lesionarse al mover equipos y materiales, o al caerse de los muelles de carga. Los empleados de todo tipo de almacenes logísticos también trabajan en espacios reducidos con equipos pesados y productos químicos tóxicos.

Los almacenes suelen ser espacios amplios y abiertos cuyos accidentes peligrosos pueden escalar más rápidamente, lo que hace que los protocolos de seguridad sean aún más importantes. Por ejemplo, si hay una avería eléctrica o se produce un incendio en algún lugar cercano, una política de seguridad apropiada puede guiar a todos hacia un plan de evacuación adecuado.

Si está oscuro y hay objetos y equipos tirados por el suelo, pueden ocurrir accidentes mientras se cargan los camiones. En otras palabras, para garantizar que tu almacén es seguro, debes dejar claro en los procedimientos de seguridad del almacén cuál es el objetivo de protección de tu empresa y cómo afecta al negocio.

¿Cuáles son los 5 tipos de riesgos en los almacenes?

Hay muchos riesgos en los almacenes que pueden poner en peligro la vida de los empleados, así como la seguridad del edificio. Aquí tienes las cinco principales categorías de peligros en los almacenes, que justifican por qué es importante la máxima seguridad en un almacén:

  • Productos químicos
  • Ergonómicos
  • Salud
  • Físico
  • Psicosocial

¿Cuáles son los cuatro riesgos de seguridad más comunes en los almacenes?

La encuesta anual del Censo Nacional de Lesiones Laborales Fatales de EE.UU. mostró que sólo en 2020 se registraron 4.764 lesiones laborales mortales. Un artículo convincente de Adrian’s Safety Solutions también muestra que las cuatro causas más comunes de estos riesgos de seguridad en los almacenes son las siguientes:

Caídas: Las caídas pueden ser consecuencia de la falta de iluminación adecuada y de medidas preventivas de palés y cajas mal alineados que crean riesgos de tropiezo. Pueden ser especialmente peligrosas en los almacenes, porque estas zonas suelen ser estructuras de varios pisos con techos altos, focos o claraboyas que pueden ser difíciles de ver. Para evitar las caídas, asegúrate de que hay barandillas de seguridad adecuadas alrededor de todas las superficies elevadas y de que todo el equipo de elevación es estable.

Equipo pesado: La maquinaria pesada puede ser tan peligrosa como los objetos que se caen, especialmente cuando se mueve o vibra. Esto es especialmente cierto en los almacenes de logística cuando es manejada por personal inexperto que no sabe cómo utilizarla correctamente.

Las personas que manejan las carretillas elevadoras en los almacenes también pueden estar en peligro si no toman precauciones para evitar lesiones en la espalda. Pueden producirse accidentes si intentan levantar algo que no están acostumbrados a levantar sin la formación o el equipo adecuados. Por eso es vital asegurarse de que los operarios lleven el equipo de protección adecuado. También deben ponerse en contacto con la oficina local de la OSHA si sospechan que algún problema con la maquinaria puede provocar lesiones o la muerte.

Piezas móviles: Las piezas móviles, como las cintas transportadoras, también suponen un peligro importante, especialmente si alguien no presta atención mientras trabaja cerca de ellas sin barandillas. Pueden quedar atrapados entre dos piezas móviles de la maquinaria; es una buena práctica mantenerlos cubiertos siempre que sea posible. Evita llevar ropa suelta mientras manejas maquinaria con piezas móviles expuestas.

Resbalones y tropiezos: Los resbalones y tropiezos también pueden ser peligrosos para los trabajadores del almacén que no estén atentos a mantener su calzado limpio y seco durante sus turnos. Pueden ocurrir cuando no hay procedimientos de seguridad en el almacén sobre superficies resbaladizas, como suelos o escaleras mojados.

Suelen ocurrir en las zonas que suben a niveles superiores, donde hay más riesgo de caerse de las cornisas. De hecho, los resbalones y tropiezos son los que provocan más lesiones en los almacenes, y estos accidentes pueden ocurrir en cualquier lugar: en escaleras, suelos o incluso aceras fuera del propio edificio.

Otros peligros, lesiones y riesgos importantes de los almacenes son:

  • Cortes y laceraciones
  • Huesos rotos y trastornos musculoesqueléticos (TME)
  • Aplastamiento de los dedos de las manos o de los pies (el TME más común)
  • Quemaduras químicas, irritación de la piel y problemas respiratorios por el contacto con materiales peligrosos (como fertilizantes o pesticidas)
  • Esguinces y tensiones causados por una mala postura en el puesto de trabajo y por el transporte excesivo de cargas pesadas.
  • Las lesiones por estrés repetitivo (RSI), como el síndrome del túnel carpiano, los trastornos de las extremidades superiores y las molestias visuales, causadas sobre todo por el tiempo que se pasa frente a una pantalla, el estrés laboral, las largas jornadas de trabajo, el ruido excesivo y el hecho de estar sentado o de pie durante mucho tiempo.

Te recomendamos echar un vistazo a nuestra guía de ergonomía en el trabajo, y solucionar gran parte de los problemas físicos provocados por una mala interacción con el entorno laboral.

¿Cuáles son las normas de seguridad de los almacenes de la OSHA?

Las OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) son directrices de seguridad en el almacén para garantizar que todos los trabajadores puedan realizar su trabajo de forma segura. Estas directrices abarcan todo, desde las escaleras y los andamios, hasta las carretillas elevadoras y las cintas transportadoras para los empleados que trabajan en centros de distribución, instalaciones de almacenamiento y tiendas minoristas.

En un esfuerzo por garantizar el cumplimiento de estas normas, las auditorías de la OSHA han establecido una serie de normas que regulan la seguridad de los trabajadores de los almacenes.

Sus directrices generales de seguridad en los almacenes incluyen:

  • protección contra caídas
  • protección de las máquinas
  • peligros eléctricos
  • protección respiratoria
  • protección contra riesgos químicos

Para la seguridad general de los trabajadores de almacén, la caída de más de un metro desde una superficie de trabajo elevada se considera un peligro grave. Los empleados que trabajan en el suelo o en zonas donde hay agujeros o huecos en superficies elevadas deben estar protegidos por un sistema de barandilla o un equipo personal de detención de caídas.

Esto incluye las plataformas que pueden haber sido construidas sin tener en cuenta las precauciones de seguridad adecuadas, pero que, no obstante, deben utilizarse como parte del flujo de trabajo diario o de las operaciones comerciales. El incumplimiento de estas normas de seguridad en los almacenes puede provocar lesiones graves o la muerte por la caída de estas plataformas.

Como trabajador de almacén, tienes que ser consciente de las normas de seguridad que existen para protegerte a ti y a tus compañeros de trabajo. Por eso es importante que te asegures de que, como empleado, solicitas a tu empleador todas las protecciones de la OSHA en vigor, incluidas las medidas de protección como las alfombras antideslizantes o los sistemas de pavimentación como el polipropileno o el asfalto engomado en los suelos de trabajo.

Si tienes alguna duda sobre cómo mantener tus almacenes más seguros y que cumplan las normas de la OSHA, visita su página web oficial Aquí.

¿Cómo se hace una evaluación de riesgos en los almacenes?

Unas rigurosas directrices de seguridad en los almacenes pueden identificar los riesgos más importantes para tu empresa. Para crear una evaluación de riesgos, la dirección debe pensar primero en lo que podría ocurrir en cada área de la empresa, por ejemplo, en una planta de fabricación o en una oficina, que pondría a la empresa en riesgo de perder dinero o dañar su reputación. Luego debe anotar todos esos riesgos por orden de prioridad: ¿Cuáles suponen la mayor amenaza? ¿Cuáles suponen la menor?

Una vez clasificadas todas estas amenazas potenciales en los procedimientos de seguridad del almacén en función de su gravedad, da un paso atrás y obsérvalas en su conjunto: puede que descubras que algunas son más comunes que otras o que ciertos tipos de riesgos tienen efectos más generalizados que otros.

Esto te ayudará a orientar cuánto tiempo y energía debes dedicar a evaluarlos individualmente más adelante, cuando empieces a hablar de cómo crear realmente un plan de evaluación. Descarga un plan de evaluación gratis en nuestra biblioteca de plantillas.

Un empleado de almacén con gafas y barba mueve cajas con seguridad

¿Cómo hacer más seguro un almacén?

Los almacenes suelen ser ajetreados y ruidosos, con empleados que se mueven rápidamente por todo el espacio. Por eso es importante que los responsables no sólo aprendan a mejorar la seguridad de los almacenes, sino que también tomen medidas para garantizar que se identifican y abordan los riesgos del lugar de trabajo.

Sin embargo, la primera barrera que impide a las empresas hacer más seguros sus almacenes es que los empleados a menudo no saben cómo obtener ayuda si se lesionan en el trabajo. Pueden tener miedo de informar de su lesión porque creen que serán despedidos o degradados si lo hacen.

Otro reto es que muchos almacenes no están diseñados pensando en la seguridad. Por ejemplo, muchos entornos de trabajo están abarrotados, lo que puede dificultar que los trabajadores se comuniquen entre sí sobre posibles peligros.

Entonces, ¿cómo mejorar la seguridad de los almacenes? Una buena estrategia es crear una sencilla pero potente lista de control con protocolos prácticos de seguridad en el almacén. He aquí algunos ejemplos eficaces para incluir en tu sencilla lista de comprobación:

Para resolver el problema de demasiados empleados trabajando en un mismo lugar a la vez, la mejor solución es dividirlos en equipos más pequeños. Envíalos a distintas zonas de tu almacén para realizar determinadas tareas. Si es posible, deja que trabajen a distancia desde casa para que no tengan que perder tiempo en desplazamientos entre las distintas ubicaciones.

Para resolver el problema del miedo a informar, las empresas deben crear un proceso de información claro que permita a los trabajadores identificar los peligros del lugar de trabajo e informar de las lesiones sin miedo a las represalias. Esto puede crear un entorno que fomente un comportamiento seguro entre los trabajadores, aplicando procedimientos para tratar los posibles peligros sin miedo. También ayuda a establecer un sistema de notificación de incidentes, accidentes o cuasi accidentes en tiempo real.

Para resolver el problema de los empleados que se lesionan con carretillas elevadoras u otra maquinaria pesada, una buena solución es contratar a un profesional para que les enseñe. Deja que el experto les enseñe a conducir con seguridad alrededor de este tipo de vehículos y a evitar los peligros asociados a ellos (como quedar atrapado debajo de uno si se cae).

Para resolver el problema de la falta de conocimientos, crea una cultura de seguridad en el trabajo poniendo en marcha un programa de formación integral para los empleados que manejan equipos pesados, como el sistema LOTO. Esto incluye enseñar a las personas a utilizar el equipo de forma segura, así como a realizar el mantenimiento regular de sus máquinas. Esto puede incluir tanto sesiones de formación formal sobre los procedimientos de seguridad en el almacén como formación en el puesto de trabajo, según sea necesario.

Para resolver los problemas de responsabilidad en las lesiones o accidentes, una buena solución es instalar cámaras de CCTV en toda la instalación para poder controlar la actividad desde lejos sin tener a alguien vigilando cada rincón las 24 horas del día. Esto debe hacerse en toda la instalación para que cualquier accidente pueda ser grabado y analizado posteriormente para mejorar las prácticas de seguridad más adelante. En caso de que vuelvan a producirse por circunstancias similares, el daño ya se habrá reducido.

Para solucionar la insuficiencia de los sistemas de control de acceso en los almacenes, la dirección debe realizar inspecciones periódicas de todas las carretillas elevadoras utilizadas en el almacén, incluyendo la comprobación regular de los neumáticos y los frenos para garantizar que funcionan correctamente. Los informes deben ser transparentes y accesibles para las partes asignadas.

Para resolver el problema de la falta de iluminación y sistemas de protección contra incendios, instala una iluminación centralizada en todo el almacén para ahorrar costes. Esto es especialmente cierto cuando se trabaja de noche, cuando la visibilidad es baja debido a la niebla, o durante las malas condiciones meteorológicas, como las tormentas de lluvia o de nieve.

Para solucionar el bajo rendimiento del personal que da lugar a más lesiones, asegúrate siempre de que se toman suficientes descansos. Entrénalos y ayúdales a evitar, por ejemplo, que sientan miedo de que otro les robe su puesto en el horario si no vuelven enseguida.

Para resolver los riesgos de resbalones y otras lesiones, asegúrate de que el entorno y el equipo están limpios y libres de peligros, como bordes afilados o materiales tóxicos. Esto incluye proporcionar plantillas de inspección de seguridad para comprobar el equipo de protección, como gafas y cascos. Asegúrate de que no haya distracciones, como música alta de fondo, que puede hacer que la gente pierda la concentración en sus tareas.

Para solucionar el riesgo de caídas, crea un entorno seguro para los empleados asegurándote de que no haya huecos por los que alguien pueda caer. Crea barreras para evitar que terceras personas se metan en una zona en la que no deberían trabajar solas.

Consejos y buenas prácticas de seguridad en el almacén

Probablemente estés pensando: «¿Qué podría salir mal en un almacén?» Después de todo, si trabajas en este sector, es probable que estés muy familiarizado con las precauciones de seguridad que hay que tomar.

Pero es fácil caer en la complacencia. Para evitarlo, aquí tienes algunos consejos de seguridad y buenas prácticas para mantener a tu equipo seguro:

  1. Asegúrate de que tus empleados tienen la formación adecuada sobre cómo reconocer los peligros, manejar situaciones peligrosas y procesar materiales peligrosos de forma segura. De este modo, podrán evitar o abordar sistemáticamente las cuestiones antes de que se conviertan en problemas graves. Asegúrate de que todos los nuevos empleados están familiarizados con el equipo que van a utilizar, para que no haya riesgo de que la contaminación se extienda por el espacio de tu almacén.
  2. Formar a los empleados de tu almacén en los procedimientos de seguridad y evacuación en caso de incendio. Aunque nunca haya habido un incendio en tus instalaciones, es importante tener un plan en caso de que se produzca uno. De este modo, te aseguras de que todos salgan de forma segura y rápida, sin sufrir lesiones ni dañar la propiedad de tu empresa.
  3. Instruye incentivos para llevar ropa y equipo de protección en todo momento. Esto incluye puntos de rendimiento adicionales cuando los empleados lleven guantes, zapatos con punta de acero y gafas de seguridad al manipular productos químicos y objetos afilados. Cuantas más precauciones tomen, menos probabilidades tendrán de sufrir un accidente de trabajo, como cortes por bordes afilados o puntas de herramientas utilizadas para cortar palets y cajas.
  4. Mantén todos los materiales inflamables alejados de calefactores, hornos y otras fuentes de calor o llamas abiertas. Asegúrate de añadir en tu almacén una inspección de las conexiones eléctricas, asegurándote de que están bien conectadas a tierra para que los trabajadores no corran riesgo de electrocución.
  5. Asegúrate de que nadie pueda entrar en tu almacén sin pasar antes por una puerta de entrada claramente inspeccionada. Esto ayudará a evitar el acceso no autorizado a zonas peligrosas, como los muelles de carga por los que pasan regularmente camiones que pueden causar accidentes a los peatones.
  6. Realiza inspecciones de seguridad exhaustivas con regularidad.
  7. Anima a los trabajadores a no tomar atajos utilizando el equipo de forma inadecuada o trabajando demasiado rápido. Esto les pone en riesgo de sufrir lesiones o morir si algo va mal cuando no estás cerca para ayudarles.
  8. Investiga rigurosamente qué tipos de equipos pueden necesitar características de seguridad adicionales. Asegúrate de que tus jefes son conscientes de cualquier condición peligrosa que pueda existir en tus almacenes, como suelos resbaladizos u otros peligros que puedan provocar lesiones o la muerte si no se corrigen inmediatamente. Tener una actitud displicente respecto a los procedimientos de seguridad en este ámbito podría suponer demandas por incumplimiento que podrían perjudicar a tu negocio o a tu seguridad laboral.
  9. Mantén la vigilancia sobre las lesiones y los accidentes documentándolos en una lista de inspección del almacén. Esto no sólo ayudará a prevenir futuros incidentes, sino que también garantiza que los empleados lesionados reciban atención y tratamiento inmediatos para que puedan volver al trabajo lo antes posible.
  10. No sobrecargues las cintas transportadoras. Si hay demasiado peso en la cinta antes de que llegue a su destino, existe el riesgo de que resbale o se caiga del todo. Esto es algo que puede provocar lesiones graves o incluso la muerte.
  11. Anima a los empleados de los almacenes a que informen de cualquier lesión que puedan sufrir en el trabajo. Esto ayudará a garantizar que cualquier lesión relacionada con el trabajo se aborde de inmediato y a prevenir futuros problemas. También debes realizar un informe de incidentes, como estos, inmediatamente cuando ocurra.
  12. Establece pautas de seguridad en el almacén para el uso de equipos y herramientas. Por ejemplo, es importante que los trabajadores sigan las precauciones de seguridad cuando manejen maquinaria o levanten objetos pesados. También es conveniente limitar el tiempo que los trabajadores pueden estar de pie sin hacer una pausa, para que no se cansen y cometan errores como consecuencia del cansancio.
  13. Fomenta una cultura de trabajo que haga de la seguridad una prioridad al final del día. Siempre es mejor detallar las precauciones de seguridad en tu checklist de seguridad en el almacén antes de que ocurra algo, en lugar de esperar a que ocurra.

    Por ejemplo, si sabes que hay algunas zonas de tu almacén en las que los empleados tienden a lesionarse, asegúrate de que esas zonas están delimitadas con señales de precaución o barreras, para que nadie se acerque a ellas sin pensarlo antes.

  14. Asegúrate de que tienes una política de seguridad por escrito en la que se indique lo que se espera que hagan todos los empleados si ven un peligro para la seguridad. Esto debería incluir cómo informar del peligro, qué ocurre cuando lo informan y a quién pueden acudir si tienen preguntas o dudas sobre sus derechos como empleados.
  15. Asegúrate de que tus camiones están equipados con cinturones de seguridad que funcionan perfectamente y otros elementos de seguridad. Esto es para asegurar que los conductores no se lesionen en un accidente mientras entregan productos/artículos desde o hacia tu almacén.
  16. Utilizando tu guía de seguridad en el trabajo, recuerda siempre a los empleados que deben hacer pausas periódicas y estiramientos. Deben estar siempre hidratados bebiendo mucha agua a lo largo del día: eso les mantendrá alerta y concentrados en todos los protocolos de seguridad.

El jefe de almacén controla la seguridad el recinto con una tableta

 
Compartir este contenido:

Su contacto para todas las cuestiones relacionadas con

¿Tiene alguna pregunta o desea programar una demostración personal? Estaremos encantados de ayudarle.

contactPerson-scaled-1.jpg
Sacha Allman

correo electrónico: sacha.a@lumiformapp.com

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.